Vuelven los clásicos de Horcher por primavera

  • Tras el cierre de la temporada de caza, Horcher inaugura la primavera rescatando algunos de sus platos más emblemáticos, como el Soufflée de queso, la ensalada de morros Berlín y la Vickyssoise de manzana con sardina ahumada. Además, la ensalada de perdiz escabechada al estilo Horcher vuelve tras la buena acogida del pasado año.

  • Más allá de los clásicos, Horcher incorpora una nueva sección en su carta dedicada en exclusiva a sus platos con Caviar Imperial Beluga 000. El restaurante de Alfonso XII ha incluido este ingrediente a algunas de sus propuestas más icónicas como el consomé galée con caviar y crème fraîche o el kartoffel puffer con huevo poché.

  • Este negocio familiar, liderado por Elisabeth Horcher, continúa ofreciendo experiencias gastronómicas irrepetibles basándose en la tradición heredada de su abuelo Otto. Horcher conserva la esencia original que le ha hecho ser todo un referente de la alta cocina internacional en Madrid, como la finalización de los platos en la sala.


Madrid, abril de 2022. Tras el éxito de la época de caza, la carta de Horcher se actualiza e inaugura la temporada de primavera rescatando algunos de sus platos más emblemáticos. El restaurante madrileño, ubicado en la calle de Alfonso XII, se caracteriza por sus propuestas de calidad a lo largo de todo el año gracias a la temporalidad del producto y a su extensa trayectoria. Como ya es costumbre, en la carta de Horcher de primavera se mantienen las categorías de entradas frías y entradas calientes, sopas y cremas, ensaladas, pescados y mariscos, platos de caza, los clásicos de Horcher y postres.


Para comenzar la distinguida comida en Horcher, de entre sus platos de entrada fríos destacan la terrina de foie de oca, el salmón marinado en casa a la rusa o la anguila ahumada con salsa de rábano picante. En la sección de los entrantes calientes, aparecen algunas novedades, ya que, junto al huevo poché sobre Kartoffelpuffer y salmón marinado o la menestra de verduras con huevo de codorniz, el clásico madrileño ha rescatado el soufflée de queso, una de sus propuestas más icónicas a lo largo de la historia del restaurante. La vichyssoise de manzana con sardina ahumada es otro de los platos que regresa para este 2022, en su oferta de sopas y cremas.



Por otro lado, y tras su éxito en 2021, la ensalada de perdiz escabechada al estilo Horcher vuelve a estar presente en la carta de ensaladas para este año, una ensalada fresca con granada que se convierte en uno de las comidas idóneas para los meses de marzo, abril y mayo. Además, la ensalada de morros Berlín se une junto al soufflée y la vichyssoise a la propuesta de clásicos que podrán disfrutarse de nuevo entre sus salas. No podían faltar los platos principales de Horcher en las categorías de pescados y mariscos y carnes o aves de caza: lubina al horno con compota de tomate sobre una fina base de patata, reviolis de ordavallo y gambas, lomo de corzo asado al natural, pollo de grano trufado a la “Bonne Femme” o pichón de Bresse, entre otros.





Más allá de los clásicos, entre los que destaca el steak tartar, la haburguesa de Horcher o stroganoff a la mostaza de Pommery, Horcher incorpora para esta primavera una nueva sección en su carta dedicada en exclusiva a sus platos con Caviar Imperial Beluga 000, que siempre ha estado presente en el restaurante pero que ahora toma una especial relevancia. El caviar se convierte en protagonista absoluto con algunos de sus platos icónicos, con los que combina a la perfección este ingrediente. En concreto, destacan el consomé delée con caviar y creème fraîche, el tartar de atún, las vieiras con puré de apio nabo y su kartoffel puffer con huevo poché. Además, los comensales podrán disfrutar de la pureza del caviar con las latas originales de 30 y 50 gramos.


El broche final lo ponen los postres. Una amplia selección de platos dulces, exquisitos y únicos, como el Baumkuchen, el pastel de árbol, un dulce artesanal hecho capa a capa en un horno especial con un peso aproximado de dos kilos y medio y elaborado con más de 70 huevos. Cortado en láminas veteadas como si de un carpaccio se tratase, se sirve cubierto de chocolate caliente, helado de vainilla y nata, siendo desde hace décadas uno de los mayores reclamos al ser el único restaurante que lo ofrece en todo el mundo. Los amantes de las tartas, de las crêpes o de los helados y sorbetes, también tendrán sus postres favoritos: tarta de chocolate o de queso al estilo Horcher, strudel de manzana a la vienesa o plátanos flambeados con Brandy y licor de cacao.





La extensísima bodega de Horcher es un verdadero tesoro enológico dentro de Madrid, y es el lugar donde reposan vinos de añadas históricas que se enriquecen con la explicación y la sabiduría del sumiller Blas Benito, responsable también de que la coordinación entre sala y cocina sea tan espectacular como milimétrica.



Horcher, tradición gastronómica


Horcher lleva sirviendo autenticidad frente a los jardines del Parque del Retiro desde el año 1943; verdades basadas en la tradición que el abuelo de Elisabeth, Otto, metió en su maleta para fundar en Madrid uno de los templos del buen comer. Su impronta y su personalidad siguen aún marcadas en las paredes de este clásico entre los clásicos. El tiempo se suspende cuando se suben los peldaños que desde el número 6 de la calle Alfonso XII sumergen al comensal en una de las salas más prestigiosas de la capital, esa donde han estado personalidades de la talla de Sofía Loren, Víctor de la Serna, John Wayne o Salvador Dalí.


Elisabeth Horcher, cuarta generación familiar, junto con los jefes de sala Raúl Rodríguez Fernández y Blas Benito Aguilera (también sumiller), y el jefe de cocina Miguel Hermann imprimen todo el respeto, el amor y la pasión que se puede tener por este oficio. Así, con la honestidad de sus fogones por bandera y volcados en una tradición ajena a modas pasajeras, Horcher sigue siendo una referencia atemporal abierta a todos aquellos que disfruten del buen comer y quieran sentirse simplemente especiales durante unas horas.