La Galería Badr El Jundi da el pistoletazo de salida con la reapertura del Hotel Villa Padierna

  • Marbella inaugura su temporada con la vuelta del turismo y la reapertura de los hoteles, como es el caso del hotel Anantara Villa Padierna Palace de Marbella, que reabre sus puertas el próximo 7 de mayo. En este prestigioso resort se encuentra la galería de arte contemporáneo Badr El Jundi, que hasta el 13 de junio acoge la exposición ‘Trace Evidence’, una muestra que cuenta con trabajos de los artistas emergentes Tom Anholt, Ivana de Vivanco, Igor Moritz y Sola Olulode.

  • El fundador de la galería es Badr El Jundi, art dealer de amplia trayectoria en el mercado secundario. Su espíritu internacional y su pasión por el arte le llevó a especializarse como marchante de arte moderno e impresionista. Para lanzar este proyecto, Badr El Jundi cuenta con la experiencia de María Gracia de Pedro, directora de la galería, además de comisaria y docente.

  • Tres escenarios -la propia galería, los jardines y la neoclásica Sala Linares- hacen de Badr El Jundi un espacio único y referente en el arte y turismo. Esto convierte al hotel Anantara Villa Padierna Palace en un auténtico ‘hotel museo’ con una colección de más de 1.200 obras de arte entre pinturas, esculturas y otras expresiones, ofreciendo a los huéspedes una experiencia única y sofisticada.

Desde mediados del siglo XX, Marbella es la cuna de la sofisticación en España. Una ciudad conocida por los casi 30 kilómetros de playa, por sus villas y hoteles, sus campos de golf, sus imponentes yates y su inmensa oferta de ocio. Estos motivos la han coronado como el punto de encuentro para la sociedad más selecta de España y de fuera de nuestras fronteras, convirtiéndose en un ejemplo del turismo más exquisito del país.


Ahora, esta ciudad bañada por las aguas del mar Mediterráneo da comienzo a su temporada con la vuelta del turismo y la reapertura de los hoteles. Uno de los mejores ejemplos lo encontramos en el hotel Anantara Villa Padierna Palace, que reabre sus puertas el próximo 7 de mayo. Este exclusivo complejo transmite la auténtica historia y cultura española y, además, ofrece una experiencia única y sofisticada donde el arte cobra un papel fundamental. “Anantara Villa Padierna Palace es un auténtico ‘hotel museo’ que alberga una espléndida colección de más de 1.200 obras de arte entre pinturas, esculturas y muchas otras expresiones, emanando el placer por la vida, el silencio y la cultura”, explica Judith Johann, Marketing & Communications Manager del resort.


Prueba de ello es Badr El Jundi, la galería de arte contemporáneo ubicada en el interior del hotel, donde la contemplación de obras cobra una trascendencia singular. Su peculiar enclave permite que el arte se respire desde el primer momento, ya que Badr El Jundi no sólo dispone de espacios expositivos convencionales, sino que también cuenta con la neoclásica Sala Linares, que proporciona un escenario sin igual en el que disfrutar de distintas piezas. Tres escenarios -galería, jardines y Sala Linares- en un mismo espacio son los que convierten a Badr El Jundi en una referencia en el arte y el turismo del sur de Europa.


“La galería Badr El Jundi ofrece una experiencia exclusiva y sirve de puente entre diferentes culturas, ya que representa a una amplia variedad de artistas internacionales con la intención de fomentar un diálogo de crecimiento intelectual, complementando a la perfección con el planteamiento artístico del hotel”, indica Judith Johann. “Además, ya que el hotel está ubicado lejos del bullicio de Marbella y el glamour de Puerto Banús, la experiencia completa de ocio y cultura gracias a Badr El Jundi llega a un mercado aún más amplio de amantes del arte”, concluye.

La galería Badr El Jundi se convierte en el altavoz de una amplia variedad de artistas internacionales, entre los que se encuentran perfiles consolidados como Wendy White -natural de USA, realizó su primera exposición en la galería en el verano de 2020 bajo el título de ‘Khroma’ y la Fundación ARCO adquirió su obra- y artistas emergentes como Bianca Bondi -natural de Sudáfrica, recibió el Premio Kells en ARCO 2019 y ha participado en Bienales como Busán-. Esta afirmación se constata con la exposición que ahora presenta la galería, la primera desde la reapertura del hotel. Esta muestra, denominada ‘Trace Evidence’, aúna diferentes piezas de los artistas Tom Anholt, Ivana de Vivanco, Igor Moritz y Sola Olulode en un total de ocho obras que se podrán contemplar hasta el 13 de junio de 2021. Anualmente, la galería presentará entre cinco o seis exposiciones, además de participar en ferias nacionales -como Urvanity y Estampa en Madrid- e internacionales.


El fundador de este singular espacio es Badr El Jundi, art dealer de amplia trayectoria que ahora abre las puertas de su galería de arte homónima. Su espíritu internacional -ha vivido en Líbano, Turquía, China, Guinea y Emiratos Árabes Unidos, además de España- y su pasión por el arte le llevó a especializarse como marchante en el mercado secundario, concretamente, en arte moderno e impresionista. Para poner en marcha este proyecto, Badr El Jundi cuenta con la experiencia de María Gracia de Pedro, quien actúa como directora de la galería. Gracia de Pedro, nacida en Zaragoza en 1990, es asimismo cofundadora de Hiato Projects y profesora de arte contemporáneo en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, trabajos que compagina con la colaboración en Daily Lazy.


‘Trace Evidence’, la primera exposición de la galería Badr El Jundi


Tom Anholt es un artista figurativo nacido en 1987 en Reino Unido cuyas obras reúnen una galaxia de estrategias pictóricas para conjurar lugares exóticos y cotidianos a la vez. Asimismo, presenta la vida moderna a través de una lente de la Historia del Arte con efectos ópticos y floridas alegorías. Este artista inglés ha expuesto su trabajo en numerosas exposiciones monográficas y grupales, incluyendo aquellas como Kunstverein Ulm en OIGEN+ART Lab en Berlín, en la Galería 1969 en Nueva York, o en la galería Josh Lilley en Londres.


Ivana de Vivanco es una artista chilena-peruana nacida en Lisboa en 1989 y radicada en Alemania. Estudió Bellas Artes en la Universidad de Chile en Santiago y en la Academia de Bellas Artes de Leipzig. Ha sido becaria del DAAD, la Fundación Heinrich Böll, la Fundación Cultural de Sajonia y en 2015 fue galardonada con el Premio Marion-Ermerpara artistas jóvenes en Alemania. Su obra se caracteriza por el manejo de la teatralidad, la iluminación, por las actitudes de los personajes y por los mecanismos compositivos de las imágenes. Su trabajo ha aparecido en varias publicaciones como 100 Painters of Tomorrow publicado en Londres por Thames & Hudson y recientemente ha sido expuesta en el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago (CL) y Kunsthalle Darmstadt (DE).


Por su parte, Igor Moritz es un artista contemporáneo nacido en 1996 en Polonia. Sus obras han sido incluidas en exposiciones de importantes galerías y museos gracias al uso de sus experiencias personales para crear una vida propia en el medio de la pintura. El color y las pinceladas visibles y energéticas son características destacadas de sus obras llegando a crear una importante tensión visual.


Por último, Sola Olulode, nacida en 1996, es una artista de origen británico-nigeriano con una obra donde las mujeres negras y personas no binarias británicas tienen un protagonismo singular. Trabajando con diversos materiales como el tinte natural, la cera, la tinta, el pastel y el impasto, Olulode crea lienzos con texturas que exploran la fluidez de identidades. Sus obras se han visto expuestas en Moving in the Bluish Light, en la galería Vongoetz; en Where the Ocean Meets the Beach de la galleria V.O. Curations y en Twilight of the Idols, de Alice Black Gallery. Recientemente, ha participado en varios eventos en el Tate Modern de Londres -el Museo Nacional Británico de Arte Contemporáneo-, alcanzando gran repercusión a pesar de su joven edad, ya que sólo tiene 25 años.




PUEDES DESCARGAR MÁS INFORMACIÓN Y FOTOS AQUÍ